El jurado otorgó el Premio Nacional de Paz al Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, liderado por el padre Jesuita Francisco de Roux, por los logros obtenidos en la construcción de una sociedad participativa, sostenible y democrática en esta región del país.

En medio de las dinámicas de conflicto que se viven diariamente en esta región del país nace en 1995 el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio – PDPMM. En una zona de 30.000 kilómetros que incluye 29 municipios – predominantemente rurales – de los departamentos de Santander, Bolívar, Cesar y Antioquia, se lleva a cabo este proceso de convivencia y desarrollo sostenible.

El ente gestor de esta iniciativa está integrado por la Diócesis de Barrancabermeja y el CINEP. El Banco Mundial, el Departamento de Planeación Nacional, el PNUD y Ecopetrol también hacen parte del consorcio que se creó con el fin de darle vida a este proyecto. A través del empoderamiento y capacitación de las comunidades y organizaciones locales los ciudadanos planearon y ejecutaron durante estos 7 años 90 iniciativas económicas, educativas, productivas, comunicativas, de convivencia y paz.

El padre Francisco de Roux confirma que: ”quienes participan en este proceso están convencidos que Colombia tiene que construirse así. Y que al lado de […] las negociaciones de paz tienen que ir la construcción de un nuevo país justo y de derechos humanos integrales, donde la vida con dignidad está garantizada para todos y todas.”

Crónicas Premio Nacional de Paz (PDF)

http://www.fescol.org.co/images/stories/pnp/docs/2001/los-hijos-del-pdpmm_2001.pdf