Este proyecto productivo y de desarrollo alternativo se adelanta desde 1989 en el Bajo Cagüán, y está enmarcado en la apuesta por la convivencia pacífica a partir de brindar opciones y alternativas sociales, económicas y sostenibles a la cultura ilícita de producción de la hoja de coca en esta zona. Así mismo, enmarca el desarrollo de un proceso participativo de una comunidad que busca soluciones a problemas como la falta de infraestructura social, productiva y de defensa del medio ambiente, así como a la ausencia del Estado y a la presencia de conflictos permanentes entre los actores armados de la zona. El Comité de Cacaoteros simboliza la construcción local de la paz, buscando soluciones pacíficas y dignas frente a la confrontación armada y para el desarrollo regional en la Amazonía colombiana. En la zona en la que se encuentra Chocaguán se llevó a cabo el primer proceso de negociaciones con la guerrilla de las FARC – EP a mediados de los ochenta. En el municipio de Cartagena del Chairá, referente de la colonización agraria, se produjo en 1997 la liberación de los soldados retenidos por este grupo armado. Este proyecto se sostiene en el epicentro de la violencia, en condiciones sociales, militares y económicas adversas. Las fumigaciones llevadas a cabo afectan gravemente los cultivos de cacao y de caucho, ocasionando pérdidas de 200 y 100 hectáreas respectivamente. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la parroquia católica de Remolino del Caguán, y de entidades como el Fondo amazónico y la iglesia italiana. El Comité promueve el fomento, seguimiento y capacitación del cultivo del cacao, la compra de la cosecha, la transformación en chocolate y su comercialización. Promueve encuentros locales y regionales sobre el análisis de la realidad y el tratamiento pacífico del conflicto. A través de la cooperativa Asoprobaca hace préstamos al 1% mensual a los campesinos, y un fondo rotatorio de crédito. A partir de este proyecto se ha logrado un cambio de mentalidad de los campesinos a la economía ilícita; el monocultivo de coca se ha ido diversificando en fincas con cacao, caucho y frutales amazónicos, y ganadería sostenible, se ha ampliado la participación política y el liderazgo de sus miembros, y se ha promovido la convivencia pacífica y el rechazo contundente a todo tipo de violencia, y ha ambientado respetabilidad dentro de los actores del conflicto armado.

Descargar Crónica

los hijos del pdpm