Una alianza entre el sector privado, pequeños agricultores, comunidades afectadas por el conflicto armado en el sur occidente del país, iglesias, gobiernos locales y departamentales y ONG, que durante los últimos 10 años ha consolidado una propuesta de desarrollo sostenible y generación de ingresos, como una manera de promover y construir paz.