En 1992, cuando los actores del conflicto armado dominaban las comunas nororientales de Barrancabermeja, un grupo de mujeres se unió para hacer respetar los derechos de las comunidades a la alimentación, el trabajo y la educación. Cada una aportaba 200 pesos diarios. Ese el es origen de Merquemos Juntos, una organización que actualmente articula proyectos productivos en la industria alimenticia, gestionados por las mismas comunidades, apoya con microcréditos a pequeños y medianos empresarios, y a estudiantes de bajos recursos, demostrando una destacada capacidad de liderazgo y gestión económica y social.