La diversidad de aves muestra la gran heterogeneidad de nuestro territorio – y no sólo es un asunto de turismo para pajareros!
Lean acá el artículo en El Espectador