Las consecuencias para nuestros quebradas y ríos serán fatales!
Lean acá el artículo en El Tiempo