Analisis Preparación Laboratorio de Paz III

Al comenzar el Siglo XXI Colombia presenta un cuadro paradójico en todos sus indicadores sociales, económicos y políticos. En lo social, son muchos los avances en materia de acceso al empleo y a los servicios públicos domiciliarios básicos, a la salud y a la educación, así como a la seguridad social y la cultura; sin embargo, los niveles de pobreza y exclusión social superan el 60%.

En materia de desarrollo económico, el país ha mantenido un ritmo de crecimiento de su PIB del 4% salvo al comenzar el presente siglo, y su economía no ha sufrido los descalabros de otros países latinoamericanos; sin embargo, los niveles de concentración de la riqueza y de las oportunidades son de los mas altos del mundo, la informalidad de las actividades económicas de la población, así como la deuda y la importante influencia de las economías ilegales comprometen un futuro promisorio.

En el componente político, el país cuenta con un estado social de derecho, una democracia electoral antigua y unas instituciones publicas y políticas de gran tradición; sin embargo, existen una serie de “derechos paralelos” no institucionales que fungen como leyes que regulan la vida de los ciudadanos, existen grupos armados ilegales por mas de 40 años, los niveles de impunidad sobre transgresiones a los derechos humanos son denunciados por las Naciones Unidas, y la corrupción y el abstencionismo alcanzan índices importantes.