Imagen: Revista Semana 

Desde la firma del acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC, uno de los temas coyunturales a dirimir ha sido la solución al problema de las drogas ilícitas, enmarcado y detallado en el punto cuatro del acuerdo de paz.

Frente a este punto se han realizado grandes avances por parte de los territorios comprometidos con el desarrollo y la paz, trabajando junto a organismos nacionales e internacionales. Estos logros se reflejan en la erradicación de más de treinta mil hectáreas de coca desde la firma de los acuerdos, así como la incautación de dos cargamentos de coca que sumaban 800 toneladas en el 2017.

En general, hasta la fecha se puede hacer un balance positivo de la implementación del punto cuatro del acuerdo de paz. Sin embargo, no todo está hecho. Aún queda mucho por construir frente a este tema. Dilemas como la erradicación forzada, la erradicación voluntaria y concertada con la comunidad, al igual que la sustitución de cultivos ilícitos por otras opciones que generen desarrollo son temas que han recibido un tratamiento deficiente y requieren atención.

Por otra parte, con el nuevo gobierno todavía se está a la expectativa de lo que pueda suceder respecto al punto sobre las drogas ilícitas y con lo ya adelantado por el gobierno inmediatamente anterior.

Finalmente, es importante mencionar la polémica penalización de la dosis personal implementada este lunes primero de octubre de 2018 por el presente gobierno, que de esta forma lucha por la erradicación de la marihuana como droga ilícita en el área urbana.